viernes, 6 de enero de 2017

Grazie GUIDO GRAZIANI

Cuando uno viaja por esos mundos de Dios se encuentra con gente estupenda con la que se siente una suerte de conexión aunque se la haya conocido hace quince minutos.

En Nápoles, como en muchas ciudades italianas, existen una serie de artesanos, personas que ya no se encuentran en nuestras ciudades, dedicados a oficios que, tristemente, se están perdiendo. En la Piazza Dante encontré un comercio que me llamó poderosamente la atención, Graziani. Dedicado a la elaboración de rótulos, placas y todo tipo de cartelería en metal, plástico, etc.

En dicho local me encontré con Guido Graziani, heredero de la tradición artesana familiar que se remonta, según me dijo, a 1904. Un tipo de mi edad, francamente amable. Me regaló, sin pedirlo, unas preciosas tarjetas y calendarios, además de un exquisito santoral hecho con sabiduría. Prometí pasarme a visitarlo de nuevo.

Un par de días más tarde me acerqué por la tienda presto a hacerme con algunas de las divertidas y excelentes piezas que pueblan sus mostradores, muchas de ellas adheridas a los mismos. Estuvimos hablando un rato, vi que también, además de hacer rótulos, diseñaba logotipos. Le comenté mi intención de adquirir una pieza, me dijo que eligiera alguna.... tras seleccionarla, se la llevó.... "espera unos diez minutos".... pensaba que iba a pedir permiso al patriarca, o algo similar, se veían materiales que llevaban décadas expuestos.... no era eso, sino que había ido al taller interior a limpiar con primor la plaquita que había seleccionado.

Tras ello y mirándome directamente a los ojos me dijo que era un honor regalármela.... qué podía decir. 

Si van ustedes por Nápoles y aterrizan por Piazza Dante, visiten GRAZIANI y hablen con Guido, no hay mucha gente así. Desde este humilde espacio le envío el mayor de los agradecimientos y un fuerte abrazo. Gracie Guido.






















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...