viernes, 28 de agosto de 2015

El robo de LA SEO (Zaragoza)

LA SEO de Zaragoza es un lugar que me fascina. No es fácil encontrar en el mundo un edificio tan ecléctico, una especie de puzzle en el que se pueden estudiar practicamente todos los estilos artísticos conocidos, es un enorme tesoro. Leyendo sobre la portada de Yarza, que aparece tan blanca pero que no es así sino con una interesante policromía debido a los materiales que la forman, me encuentro con una historia que desconocía.

No ha pasado tantos años, hablamos de los 60 del siglo pasado. La Seo contenía una de las bibliotecas de libro antiguo más importantes de Europa, pero la desidia, la sinvergonzonería, el robo, la dejadez y la falta de rigor en la conservación y seguridad de las obras maestras facilitó que fueran robados más de 500 incunables insistituibles.

El franquismo trató el asunto con cuidado, era un tema tremebundo, habían volado folletos mediaveles, códices, manuscritos de un valor incanculable.

Por lo visto el perpetrador responsable del asunto fue un tal Enro Ferrajoli, un especialista a nivel mundial en guindar materiales importantes y colocarlos en museos del planeta. Incluso existe una lista confeccionada por el canónigo historiador Pascual Galindo que incluye 107 manuscritos, 180 incunables y 276 libros especiales.

La desaparición fue lenta y paulatina desde la posguerra.... algunos eruditos e historiadores que querían hacer trabajos e investigaciones, cuando querían volver a consultar un valioso volumen se encontraban con que ya no estaba... o la anécdota de un dominico español peparando una tésis sobre Santo Tomás de Aquino en la Universidad de Yale y que encuentra en la biblioteca de aquella universidad un libro que pertenecía a La Seo. Este dominico escribe a Galindo, se pone en marcha y ve el lamentable estado de la Biblioteca, las tapas no corresponden con los contenidos ... a eso se añade una desastrosa gestión de la misma, abandono de las salas y carencia de conocimientos.

Galindo descubre el pastel, estaban robando los mejores libros, incluyendo el "Manipulus Curatorum", primer libro editado en España. Estaba prohibido sacarlos de la instalación, pero por lo visto el canónigo bibliotecario dejaba bastante que desear a todos los niveles. Galindo da parte al Arzobispo Morcillo, trapos sucios se lavan en casa y hacen movida interna, incluido el portero, un tal Jerónimo Sebastián. Conclusión, el robo había sido consumado y tremebundo, se habían llevado todo lo mejor. Interviene la policía. El portero dice que un elegante tipo viene por las mañanas, amigo de Leandro Aína, el canónigo laxo en sus obligaciones. Detienen a Ferrajoli, ingresa en la Cárcel de Torrero, saliendo en libertad condicional.

Se constata la desaparición de 583 libros, se los llevaba Ferrajoli o se los hacía llegar el portero, a cambio de gratificaciones entre 500 y 15.000 pesetas. Condenan a Ferrajoli a 8 años, a Torrijos y Aína a dos años, al portero 4 años. Con los años La Seo recuperó 12 libros. El desastre patrimonial no puede ser valorable, la magnitud es indescriptible, se había perdido una de las bibliotecas más importantes de Europa.

El texto que he escrito es un extracto de uno más amplio, interesante y mejor redactado escrito por Antón Castro en su blog personal, adjunto enlace.

http://antoncastro.blogia.com/2006/agosto.php





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...