jueves, 26 de marzo de 2015

ALBERT SPEER, Berlín y su arquitectura

El gigantismo era una obsesión del III Reich, así como la mitología y encontrar un orígen "semidivino" a la raza aria.... Albert Speer, un arquitecto a nómina de Berlín puso su talento en manos de Hitler.... su clasicismo está basado en Schinkel y todo ello con un lenguaje grandilocuente de escala megalómana aplicado a construcciones que pretendían asombrar a la masa. Poco hecho y mucho proyectado. El Estadio Olímpico se hizo en piedra, por ser material imperecedero como los monumentos griegos, claro ejemplo de lo que buscaba el régimen que pretendía gobernar el mundo y durar miles de años. Un documental que sobrevuela este tema.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...